Front Cover Book.jpg

Declaración Directrices

Creemos en la Naturaleza como el Mayor Poder.

• La Naturaleza es la creadora de toda la vida.

• Los seres humanos somos seres naturales, creados y regidos por las leyes de la Naturaleza.


Creemos que la vida humana es creada y gobernada por la Naturaleza.

• La vida humana está sujeta a los ciclos de la Naturaleza.

• Una vida humana específica es la expresión de uno de esos ciclos dentro del campo de energía humano.

• La vida humana individual evoluciona en ciclos, lo que genera períodos naturales de «subidas» y «bajadas» relativas.

• La humanidad misma sigue un patrón similar, hacia arriba y hacia abajo, a lo largo de su desarrollo. Creemos que el cuerpo es una expresión de la mente.

• En todo momento, la parte física de la vida humana se rige por su campo energético humano específico, que se manifiesta en una vida específica a través de la mente del individuo.

• La mente humana individual diseña el aspecto físico de esa vida humana específica, pero ella misma está limitada por las características específicas del campo de energía del que surge.

• La mente humana individual se construye a partir de la información encapsulada dentro de la semilla de esa vida y dentro de las respuestas a las primeras experiencias de esa vida.

• La base de la mente humana es un conjunto de patrones de reacción que permite sobrevivir en el mundo de esas primeras experiencias.

• La expresión física de la mente en un cuerpo posibilita la existencia de áreas de alta y de baja defensa (áreas de presión dentro de la parte física de la vida), para facilitar los patrones de respuesta necesarios para la supervivencia.


Creemos que la mente individual es el centro de control de la vida individual.

• La forma y la función físicas constituyen, en todo momento, una expresión de la forma y el equilibrio de la mente.

• A través de la mente individual, la vida individual se manifiesta y experimenta de manera física.

• En todo momento, lo físico es una expresión natural del patrón mental.

• La mente determina cómo responder a los estímulos externos y, por lo tanto, determina las experiencias de vida del individuo.


Creemos que cada individuo es responsable de sus propios sentimientos, pensamientos, palabras y acciones.

• Dentro de una vida individual, todas sus expresiones tienen sus raíces en la mente del individuo (ser humano único), que a su vez tiene sus raíces en una parte específica del campo energético humano (perteneciente a un grupo específico de seres humanos).

• A medida que la energía de la mente se densifica, crea sentimientos, que crean pensamientos, que se convierten en palabras, que conducen a acciones conforme avanza el proceso de densificación.

• Este proceso de densificación puede ser detenido por el individuo en cualquier etapa y en cualquier nivel.

• La mente consciente se puede emplear no solo para el sometimiento del ser humano a esas expresiones, sino también para el cambio del flujo de la energía hacia esas expresiones preestablecidas aprendidas. ➢ Si a uno no le gusta la acción que está expresando en su vida, puede cambiar los pensamientos y sentimientos que han creado esa acción específica. ➢ En consecuencia, repitiendo el cambio de pensamientos y sentimientos es como la mente comienza a cambiar la energía que se encuentra en el origen de los pensamientos y los sentimientos. Los patrones cambian.

• El ser humano es capaz de cambiar algunos de sus patrones mentales de reacción.


Creemos que toda vida debe ser respetada, comenzando por la propia. • Como los seres humanos somos creados por la Naturaleza y seguimos siendo parte de ella, se debe respetar toda forma de vida que la Naturaleza ha creado.

• Respetar la vida significa, en primer lugar, no dañarla o destruirla conscientemente para obtener ganancias o placer.

• Uno debe ocuparse de sí mismo sin dañar otras vidas.

• Cada vida interfiere en cualquier otra vida, y la muerte es parte de un ciclo natural de la vida en el que la destrucción de una vida alimenta a otras vidas, las permite crecer y expandirse.

• Encontrar el equilibrio entre lo que una vida requiere y lo que otra vida ha de proporcionar es esencial para convertirnos en seres humanos conscientes.

• Como ser humano responsable de la propia vida, jamás uno debe interferir en otras vidas más allá de las necesidades naturales de la propia vida (necesidades, no deseos).

• Toda interferencia consciente más allá de las propias necesidades naturales debe producirse en apoyo a otras vidas, en apoyo a los procesos naturales.

• Como todas las vidas forman parte de ciclos en los que nada se pierde y todo se recicla, el final de una vida sostendrá a otras vidas dentro de un proceso natural.

• Observando las consecuencias que nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones tienen en otras vidas, podemos aprender a encontrar el equilibrio entre lo que requiere la propia vida y lo que requieren las otras vidas.


Creemos que cada individuo es libre de elegir su propia vida y que esta elección debe ser respetada por los otros individuos.

• Un ser humano necesita tomar decisiones individuales en cuanto al tipo de vida que debe llevar.

• Cada ser humano ocupa un lugar diferente en la naturaleza y tiene un rol diferente que cumplir, lo que significa que a cada individuo se le debe permitir cumplir con ese rol.

• La libertad de elección es un requisito fundamental para el equilibrio natural en la vida humana, tanto individual como grupal.

• Las diferencias en las necesidades vitales entre individuos se acoplan entre sí para formar todo el espectro de la vida humana, y esto es esencial para mantener el equilibrio dentro del espectro humano y para promover la evolución humana.

• La libertad de elección es una necesidad natural de todo ser humano en su camino hacia la conciencia, ya que el crecimiento del individuo, que contribuye al crecimiento de la humanidad, depende de la conciencia que este ponga en encontrar el equilibrio entre las libertades de todos los individuos.


Creemos que cada ser humano individual es una combinación única de energías humanas: estas son una combinación de constitución y experiencias tempranas.

• Un ser humano es una combinación única de los aspectos constitucionales de la vida («la semilla») y de los aspectos ambientales en el momento del desarrollo temprano («el suelo»).

• Esto convierte a cada individuo en un espécimen único de la raza humana, el cual requiere de una combinación única de factores ambientales que le permitan alcanzar su potencial de crecimiento.

• Cada ser humano individual tiene un camino de vida único a experimentar, un camino que requiere de circunstancias muy específicas, y depende del individuo trabajar para crear esas circunstancias que lo mantengan en movimiento por el camino de su vida individual.

• A través de la experiencia personal, uno puede aprender a evaluar el equilibrio entre la propia vida y la de los demás.


Creemos que cada vida individual es el resultado de interacciones energéticas entre el mundo exterior y el mundo interior del individuo.

• La vida es un proceso que combina elementos constitucionales («la semilla») y elementos nutricionales del medio ambiente («el suelo»).

• Cada evento en la vida es una expresión de esa combinación en relación con las condiciones en las que el individuo se encuentra, de una manera continua.

• Un ser humano consciente es capaz de elegir su alimento y de permitir que este entre en su vida en cualquier momento.

• El ser humano puede conectarse conscientemente con los elementos que requiere en cada momento de su vida, y también puede evitar la conexión con elementos perturbadores o incluso destructivos presentes en el medio ambiente, según lo juzgue el propio individuo.

• A través de la observación de la propia experiencia personal, uno puede aprender a evaluar los efectos de sus propias elecciones en su propia vida personal.


Creemos que no hay poder de juicio sobre ninguna vida individual.

• La Naturaleza ofrece el camino para el desarrollo humano, y cada vida individual contribuye a ese desarrollo.

• Ningún ser humano es capaz de juzgar la validez de una vida humana específica o la rectitud en el camino de esa vida.

• El individuo no ha de cumplir necesariamente con normas y regulaciones ideadas por otros.

• Un individuo no ha de justificar necesariamente su vida ante ningún otro individuo. Creemos que ninguna inteligencia artificial añade valor a la vida humana; al contrario, lo que hace es reducir el valor que tiene la experiencia de vivir.

• La naturaleza es el principio rector y el único conocimiento que contiene la vida.

• Un ser humano toma decisiones con respecto a su propia vida y permite que todos los demás tomen sus propias decisiones en sus propias vidas.

• No se puede permitir que ningún dispositivo artificial tome decisiones con respecto a la vida humana, ya que no tiene conexión alguna con el único conocimiento de la vida que existe: la Naturaleza.

• Ningún ser humano tiene derecho a juzgar o a interferir en otra vida humana, por consiguiente, tampoco a ningún dispositivo creado por humanos se le puede otorgar tal poder.

• El desarrollo de la conciencia humana solo es posible mediante la experiencia vital directa, con responsabilidad sobre la propia vida; por tanto, ninguna ayuda artificial puede tener lugar ni valor en este proceso, ya que separa al individuo de la realidad.


Creemos que la esencia de una sociedad reside en el poder de dar.

• Los seres humanos, responsables de nuestras propias vidas, solo podemos coexistir en armonía mientras compartimos nuestros espacios, nuestras habilidades y nuestros logros.

• El intercambio entre seres humanos mejora las vidas de todos, pues cada individuo único aporta elementos únicos a las experiencias de la humanidad.

• Todo lo que los seres humanos compartimos son regalos gratuitos, ya que nadie está obligado a compartir nada y tampoco nadie puede exigir nada.

• Uno es libre de donar y el otro es libre de aceptar. Creemos que ningún ser humano se endeuda por ningún regalo que reciba.

• Como todo regalo es gratuito, no hay ninguna deuda asociada a un regalo recibido.

• La convivencia se basa en lo que cada individuo está dispuesto y es capaz de compartir, que es decisión libre del individuo.

• Los regalos no se intercambian.

• No hay un valor común para ningún regalo.


Creemos que solo las personas que viven de acuerdo con las declaraciones anteriores deben formar una sociedad basada en estas creencias.