Leyes de la naturaleza

243415945_399877534874160_1976199962225295112_n.jpg

Todo es energía

Todas las partículas materiales son expresiones de un campo energético. Cada una de ellas tiene comportamiento tanto de onda energética como de partícula material. La forma en que la energía se manifieste estará determinada por la forma en que la observemos. La cantidad mínima de energía es el llamado cuanto (o quantum).

La energía viaja en paquetes cuánticos básicos

Una cantidad discreta (es decir, separada del resto) de energía es un paquete cuántico. Hay un número limitado de paquetes básicos. Estas son las frecuencias básicas a partir de las cuales se ha construido toda la creación. Todo en el universo es una multiplicación de la energía básica contenida en cada paquete cuántico. Es la forma en que estos paquetes se están conectando y uniendo lo que explica la gran variedad de manifestaciones físicas.

244343236_401769254684988_2528344817459751484_n.jpg
245134650_406512160877364_7424022765842158542_n.jpg

Nada es absoluto. Todo es probabilidad

Cualquier medición o prueba que se realice solo dará un resultado de probabilidad. Dado que todo es posible en la naturaleza, solo se puede determinar la probabilidad de que algo se dé de cierta manera específica. La medición o la prueba proporcionará un resultado fijo de entre todas las posibilidades que están presentes en la naturaleza. La siguiente vez que se repita la misma medición, el resultado volverá a ser aleatorio, lo que significa que podrá ser o no el mismo que el resultado anterior. No hay un resultado fijo absoluto para ninguna medición o prueba que se pueda hacer. Todas las cosas naturales contienen, por definición, todas las posibilidades, aunque no podamos registrarlas todas. En la vida todo es posible, hasta las cosas más inverosímiles.

La medición determina la realidad

Hasta el momento en que se mide el estado exacto de una partícula cuántica, ese estado es indeterminado. De hecho, se puede pensar que se encuentra en todos los estados posibles. Al realizar una medición, el estado de la partícula se vuelve absolutamente determinado, y todas las mediciones posteriores de esa partícula darán exactamente el mismo resultado. Entre mediciones, ese sistema existirá en una superposición de dos estados posibles, con la probabilidad de que uno aumente y el otro disminuya. Cada medición devuelve el sistema a un único estado definido. La realidad no es más que el resultado final de una medición, de una observación. La manera en que observamos el campo de energía determina lo que vemos. Nuestra realidad es el resultado directo de cómo observamos el campo energético del que formamos parte

244425646_402393304622583_6351730083319906634_n.jpg
241644445_386405216221392_3274332657107329439_n.jpg

Movimiento perpetuo

Todo está en constante movimiento. Cuando un cuanto de energía se ralentiza demasiado o se acelera demasiado, cambia su estado energético. El movimiento crea una transformación de energía, y esto es debido a que el punto de equilibrio (que la frecuencia energética está tratando de mantener) cambia a un nivel diferente. Los puntos de equilibrio se mueven, al igual que lo hace la energía misma. Existe el movimiento circular alrededor de un punto central y luego está el movimiento de los puntos centrales a lo largo de otra trayectoria circular, que a su vez tiene un punto central que se mueve a lo largo de otra trayectoria circular, y así sucesivamente. Ciclos dentro de ciclos. Es el movimiento perpetuo de la creación el que crea el tiempo.

Las correlaciones cuánticas son no-locales

Cuando dos partículas cuánticas interactúan de una manera adecuada, a partir de ese instante sus estados dependerán el uno del otro, sin importar la distancia que haya entre ambas partículas. La correlación entre estos dos estados no puede ser descrita por medio de ninguna teoría local (o sea, relacionada con estados definidos de las partículas). Estos estados son indeterminados hasta el instante en que se mide uno de ellos, momento en el que ambos se vuelven absolutamente determinados. Aunque la conexión siempre está presente (todo está interconectado), la conexión entre dos partículas cuánticas específicas fluctúa entre muy fuerte y muy débil. Cuando ponemos nuestra atención en dos partículas específicas, sus estados se vuelven altamente interdependientes. Tanto es así, que al fijar una de las partículas en un estado específico la otra se fija al mismo tiempo.

241634177_386405609554686_5581855733149291003_n.jpg
241633647_386405366221377_4807444785380997467_n.jpg

Todo lo que no está prohibido es obligatorio

Una partícula cuántica que se mueve del punto A al punto B tomará absolutamente todos los caminos posibles de A a B al mismo tiempo. Esto incluye caminos que involucran eventos altamente improbables. La teoría completa de la electrodinámica cuántica (QED) implica contribuciones de todos los procesos posibles, incluso los menos probables. El resultado final es siempre la suma total de todas las posibilidades. Si queremos seguir la ruta entre el punto A y el punto B, estaremos "fijando" la partícula en una posición específica a lo largo de una ruta específica. Al observar la partícula en su camino de A a B estaremos creando la realidad de esa ruta específica, lo que ya no nos permite ver ninguna otra posibilidad.

Acción y reacción

Cada acción sobre un campo energético creará una reacción de este igual pero en sentido opuesto. La acción perturba el equilibrio del campo en ese momento, y el campo responde tratando de compensar el efecto de esa acción. Un campo de energía y todo lo que hay en él, incluida cualquier materia, resistirá cualquier fuerza que altere su equilibrio natural de ese momento. La evolución es siempre un cambio en el equilibrio desde una configuración estable a la siguiente. Cuando un campo de energía ya no es capaz de volver a su estado de equilibrio actual, se adapta a un nuevo punto de equilibrio.

252882178_421536446041602_2395898692785957665_n.jpg
MOON June 2021.jpg

En un sistema de energía cerrado, la energía solo se puede intercambiar, no se puede ganar ni perder.

La cantidad total de energía dentro de un sistema permanece igual en todo momento. Las interacciones solo permiten la transformación de la energía de una forma a otra. Nunca se pierde energía. Nunca se gana energía. La materia física es una cantidad de energía "fijada", lo que reduce la cantidad de energía que fluye libremente dentro de ese campo. Habrá un intercambio constante de energía entre los elementos físicos y los no físicos dentro de dicho campo.